Read e-book online Pitcairn's Island PDF

By Charles Nordhoff

Males opposed to the ocean is the epic tale of the nineteen unswerving males who, with Captain Bligh on the helm, have been set adrift in a 23-foot open release. Their 3,600-mile voyage continues to be one of many maximum feats of braveness and event within the annals of the ocean. PITCAIRN's ISLAND unfolds a story of drunkeness, betrayal, homicide, and vengeance because it chronicles the destiny of Christian, the mutineers, and a handful of Tahitians, who jointly take safe haven at the loneliest island within the Pacific.

Show description

Read Online or Download Pitcairn's Island PDF

Similar classics books

Taste of Home - February-March 2011 - download pdf or read online

Cooking information and ideas besides recipes.

Read e-book online The Taming of the Shrew (Webster's Korean Thesaurus Edition) PDF

This version is written in English. besides the fact that, there's a working Korean glossary on the backside of every web page for the tougher English phrases highlighted within the textual content. there are numerous variations of The Taming of the Shrew. This variation will be precious if y

Fyodor Dostoevsky, Richard Pevear, Larissa Volokhonsky's The Adolescent PDF

The narrator and protagonist of Dostoevsky’s novel The Adolescent (first released in English as A uncooked formative years) is Arkady Dolgoruky, a na•ve 19-year-old boy bursting with ambition and critiques. The illegitimate son of a dissipated landowner, he's torn among his wish to disclose his father’s wrongdoing and the will to win his love.

Extra resources for Pitcairn's Island

Example text

De la noche a la mañana la muerte del padre Wagram debió de vencer en él toda resistencia a las verdades del horror, y le arrojó en un yermo donde sólo veía crecer rastrojos, gestos adustos o medrosos que le enfrentaban con el hecho indiscutible de que en ese lugar no había espacio para el heroísmo, menos aún para la fe que muy probablemente le había conducido hasta allí. Cierta tarde le escuché decir con afectada firmeza: —A veces, Goliadkin, me pregunto si el padre Wagram no habrá merecido, él también, un puesto en el infierno.

En el instante mismo en que Efrussi accionaba el gatillo, alcancé a desviar el disparo de un manotazo, mas no tanto como para evitar que la bala le reventase una buena parte del temporal derecho. Efrussi me miró azorado unos segundos y luego cayó al suelo musitando: —No era necesario, Richard. Y se entregó a la inconsciencia ensangrentada con la cual había de acompañarme de vuelta a Karanschebesch. No muy lejos del Danubio tropecé y dejé caer el cuerpo de Efrussi, quien siguió respirando como si esa caída fuese sólo parte de un calvario ensayado durante años.

Temerario, pero que en el diezmado frente de los Balcanes resultaba francamente estúpido. Como pude colegir por la voz entrecortada de mi interlocutor, el regimiento de Efrussi habría emprendido la retirada desde el instante justo en que el último de sus superiores pereciera en el combate cuerpo a cuerpo. Nadie, en ese caso, podía acusarles de deserción, pero el recluta Dreyer y sus compañeros se habían quedado en algún sitio de las montañas afirmando que no se moverían de allí en tanto no recibiesen la orden expresa de abandonar el combate.

Download PDF sample

Rated 4.96 of 5 – based on 10 votes